La Concentración el 25 de Abril 2019

Convocados por PLADIGMARE, ADEMAF, Colectivos de familiares y UNIÓN de Plataformas exigimos a la Consejería de Políticas Sociales y Familia y en especial a la Dirección de Atención a la Dependencia y al Mayor de la Comunidad el inmediato aumento del personal en las residencias, la atención adecuada y que se termine por parte de las instituciones el poner los negocios de las empresas por encima del bienestar de los los mayores residentes. Los continuados casos que están apareciendo de maltratos, golpes, desidratación, mala alimentación, falta de material, errores en medicación, etc.., se deben principalmente a las políticas que permiten los distintos gobiernos de maximizar el beneficio de las empresas, de entregar el cuidado de nuestros mayores sin los controles adecuados a empresas con mínimo personal, haciendo concursos o acuerdos-marco que en la práctica inducen y consienten la reducción de personal y la subcontratación de los distintos servicios en vez de poner en primer lugar el bienestar de los residentes.

Son los mismos que, descaradamente, hablan de bajar impuestos, a los más ricos, cuando a los más débiles se los maltrata por falta de personal e infraestructuras. Son los mismos que engañan con la falacia de lo que llaman ratios, e incluso salen a decir a la televisión que son los más altos de España sin darse cuenta que descubre su subordinación, con esa forma de contabilizar el personal, a los grupos de presión empresariales que lo imponen para disimular, por ejemplo, que sólo 6 ó 5 auxiliares tienen que atender a 90 residentes por la tarde, incluyendo comidas, idas a los baños, lavados, atención, meriendas, cenas y acostarles. Para disimular, por ejemplo, que permiten que haya un sólo enfermero, por la noche, para 220 residentes que ante cualquier problema de uno de éstos, que se da muchos días, es difícil preparar bien las medicinas para la mañana siguiente. ¿Y si hubiese más de un residente con problemas, pues...lo que pase pasó?

Causa, al menos, sorpresa que el Director General de Atención a la Dependencia y al Mayor en su intervención en Telemadrid, que se puede ver en el primer video a partir del minuto 4:25 en este enlace, afirme contundentemente que es un hecho aislado. ¿Está seguro el Sr. González Pereira que el mismo actuar de los tres denunciados no se produjo con otros mayores? ¿Acaso ignora el Director del Mayor. que se van rotando distintos compañeros para asear y encamar, dependiendo del trabajo, el día y los horarios? ¿Puede afirmar que la supervisión en Los Nogales no lo permitía y que la directora no estaba enterada de los hematomas producidos también en otros ancianos? ¿Por qué trata de minimizar los hechos asegurando que es un hecho aislado? ¿Acaso es porque la inspección de su dirección no ve y no oye nunca nada de lo que verdaderamente pasa en las residencias, excepto el supuesto cumplimiento de esos ratios, que para satisfacer los negocios atentan contra el bienestar de los mayores residentes?

Nadie pone en duda el buen hacer de la mayoría de los profesionales en las residencias. Pero sí afirmamos que se satisface el negocio por encima del bienestar de residentes y trabajadores. Sí afirmamos que los trabajadores de todos los niveles están dominados por sus directivos que ejecutan el afán de lucro de esos negocios de las empresas, que disminuyendo personal, material e infraestructuras no se puede atender debidamente a los mayores, que los casos de maltrato personal se ocultan y niegan para proteger a las empresas. Sí afirmamos que la mayoría de esas empresas, algunas de fondos de capital riesgo, están solo para ganar mucho dinero, que no les importa nada el bienestar de los mayores y los trabajadores, que hacen presión a través de distintas organizaciones, congresos y opinólogos para disminuir el personal de atención necesario. Los llamados ratios y sus cambios de cálculo es una prueba de ello. Sí afirmamos que las distintas instituciones de la Comunidad y estatales, como el Consejo Territorial, se nutren para sus decisiones de la opinión interesada de las empresas y promulgan reglamentos que las benefician, sin importar que reduzcan sistemáticamente el bienestar de los mayores e incluso puedan inducir, por dejación, a su maltrato, empezando por la clara y general falta, por ellos causada, de personal. El Defensor del Pueblo ha recibido bastantes pruebas de ello.

Por poner solo un ejemplo de la escasez de personal admitida, se puede ver en este enlace de hace escasos días. La Fundación Rey Ardid inagura con gran solemnidad en Teruel una residencia para 130 mayores, la mayoría con Alzheimer, con un centro de día para 40 más y ¡con 60 trabajadores! ¿Cuántos de esos 60 se dedicaran a la atención de los 170 mayores enfermos de Alzheimer? ¡Y allí estaba tan contenta la Consejera de Servicios Sociales de Aragón, María Victoria Broto!