Peligro por temperaturas que no previenen

infierno en residenciasNos dirigimos a la Consejera de Políticas Sociales y Familia el 28 de junio para que no se repitiera los episodios del año 2017, en que hubo que hacer movilizaciones ante la falta de aire acondicionado en muchas Residencias. Preguntamos por las medidas adoptadas para evitarlo y por la coordinación establecida con los servicios sanitarios y las familias para combatir los efectos de las cada vez más frecuentes olas de calor.

En la Residencia de Usera, nos informaron que pasaba lo de todos los años. Nuestra denuncia y voz de alarma en los medios ha hecho que, de momento, el problema en esta Residencia se haya solucionado.

Pero la voz de alarma no se ha apagado HAY UN PROBLEMA ESTRUCTURAL en muchas Residencias (Moscatelares, Parla, Parque de los Frailes... que conozcamos):

no hay instalación de aire acondicionado en las habitaciones. Se soportan temperaturas de más de 30 grados, en algunas de más de 35 grados. Nos hemos dirigido a la Consejería. No se pueden admitir estas situaciones ¿qué datos tienen? ¿Hay indicaciones por su parte sobre las temperaturas mínimas o máximas que debe haber en las habitaciones y el resto de las instalaciones?

No nos conformamos con parches para salir ahora de esta situación, se tienen que tomar las medidas que correspondan para solucionar de una vez por todas este problema. Hay que dotar a todas las Residencias públicas de las instalaciones adecuadas para garantizar tanto en invierno como en verano, no ya el confort adecuado, sino en muchos casos la supervivencia de las personas mayores. Queremos un firme compromiso de que esto va a ser así, con las partidas específicas necesarias en los presupuestos.

Y a las privadas no se les puede dar la autorización administrativa correspondiente si no se garantiza que aseguren las instalaciones necesarias y eficientes para ello.

HAY QUE TOMAR MEDIDAS YA Y LA CONSEJERÍA DEBE ADQUIRIR COMPROMISOS PÚBLICOS YA