¡Muchas gracias A. Chicote y equipo!

Por fin empieza a salir a la luz lo que ocurre en muchas residencias. Es debido en buena parte al asalto que han hecho los capitales privados, algunos verdaderos fondos buitre, a la propiedad y gestión de las residencias, asalto auspiciado o permitido por malos gobernantes y gerentes de lo público.
Recordamos que no solamente es la comida, como ha puesto de manifiesto Alberto Chicote y su equipo en el primer programa de La Sexta, ¿Te lo vas a comer?.
El maltrato no solamente es en la comida. Es más importante la falta deliberada del personal necesario. Es también la falta de un salario digno de los trabajadores, de una formación adecuada, de motivación y respeto para los cuidados requeridos por nuestros mayores. Es la administración de medicinas sin supervisión. A veces, la tacañería también en los absorbentes (pañales). La falta de calor humano y atención, debido a escasez de personal en muchos casos. Las sujeciones no necesarias. Es la organización de todo el personal, incluídos médicos y asistentes sociales, empleados por la empresa y solo subalternos de su dirección, que no se pueden permitir decir lo que ven y llevarles la contraria. Es la mala inspección, desidia y falta de leyes adecuadas, cuando no connivencia de los encargados por la sociedad, -recordemos que cobran por ello-, de la vigilancia en las residencias, su control y de legislar primando el bienestar de todos, sobre todo de los más vulnerables.
La ocultación deliberada y falta de transparencia de las condiciones en que viven muchos de nuestros mayores, se produce, por lo general, bajo las normas impuestas de los que hacen grandes negocios y sus empleados: gobernantes, mandaderos y burropiés.