Una tesis confirma que las sujeciones de los ancianos agravan su deterioro físico