Sin buenas condiciones laborales nadie querrá trabajar en las residencias públicas