Babilafuente "pre y pos" Chicote

En el primer video las intervenciones en las Cortes de Castilla y León de octubre de 2017, se puede ver que el problema en las residencias de Babilafuente y Castellanos de Moriscos no fue solucionado, como se ha demostrado ahora, por la Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García Rodríguez, a pesar de que afirmó conocerlo. Es increíble que admita que durante un año no se inspeccione bastantes residencias. Contesta a la parlamentaria que le pide explicaciones, que vaya al fiscal. Su obligación es que no ocurran casos donde se maltrate a los mayores y menos que pueda haber desnutrición y deshidratación, como dijo, en el programa de Chicote, la hija de la mujer fallecida a los pocos días de llegar a la residencia.
Creen que con multas puede arreglarse algo. Ahora, en el segundo video después del programa de Chicote, la gerente territorial de servicios sociales de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Isabel Fernández Cambón, trata de convencernos de que las deficiencias en la atención de estas dos residencias "son una excepción" y que ahora, octubre de 2018, han sido sancionadas con cinco expedientes de carácter grave y muy grave por un importe superior a 75.000 euros. Además, argumenta que las posibles deficiencias alimentarias son competencia de Sanidad y que la gerencia lo notifica. ¿Hay que esperar a que se muera alguien para actuar?.
¿Pueden explicar la Consejera y la Gerente la inaudita concesión de una residencia durante 40 años a una empresa? ¿Es cierto lo de la carne de cerdo de matadero propio del dueño de la residencia, sin los debidos controles y en bolsas negras? ¿Por qué los médicos de los hospitales no denuncian cuando les llegan casos desde una residencia de evidente desnutrición o maltrato?