La CAM reconoce las deficiencias en residencias de ancianos que negó durante meses