Pensionistas pierden 1.700 millones